|

Descubra cómo el ahorrar dinero es tanto un producto de la mente como de sus hábitos financieros

gjlw7lrk

¿Le cuesta ahorrar dinero? Al final de cada mes, ¿se pregunta dónde ha ido a parar todo su dinero? ¿Quizá gasta por encima de sus posibilidades?

Si es así, esta guía es para usted. Descubra cómo ahorrar dinero es tanto un producto de la mente como de sus hábitos financieros. Y hablando de hábitos, verá cómo los pequeños cambios positivos, convertidos en hábitos, ¡pueden sumar automáticamente grandes ahorros!

  1. Considere estas ideas:Controla tus gastos. Registra cada céntimo que gastes durante un mes. Divida sus informes de gastos en categorías, como restaurantes, comestibles, entretenimiento, ropa, pago de la casa, servicios públicos y otras categorías. ¡Puede que te sorprenda saber a dónde fue a parar todo tu dinero!
    • Al final del mes, analice sus informes. Identifique las áreas en las que podría reducir los gastos. El próximo mes, recorta esos gastos y destina el dinero ahorrado a tus ahorros.
  2. Aclare los deseos frente a las necesidades. Hay ciertas cosas en la vida que necesitas para sobrevivir, como la comida, el agua, la ropa y la vivienda. También están las cosas que quieres. Aprende a diferenciar entre ambas y automáticamente tomarás algunas decisiones que te harán ahorrar dinero.
  3. Compre solo lo que pueda permitirse. Puede que pienses que tienes que conseguir todos los nuevos aparatos y artilugios disponibles, pero si no te los puedes permitir, los problemas financieros que te causan serán mayores que el disfrute que recibes de ellos.
    • Considera la posibilidad de utilizar el método del sobre de dinero para planificar tus gastos. Divida sus gastos en categorías y emplee un sobre diferente para cada categoría. Con cada cheque de pago, reparta su dinero en los distintos sobres.
    • Gaste solamente el dinero que haya previsto para cada categoría. Una vez que se acaba el dinero, se acaba hasta que se pueda añadir más dinero a ese sobre.
    • Es posible que quieras ahorrar durante unas semanas para tener suficiente dinero en efectivo en tu sobre para una compra deseada, momento en el que sabrás que te lo puedes permitir.
  4. ¿Necesitas ese coche tan caro? Si cada mes te cuesta pagar el préstamo de alto interés que has tenido que pedir para pagar tu coche, quizá debas replantearte si necesitas un coche tan caro.
    • En algunas situaciones, puedes necesitar un coche caro. Por ejemplo, si eres un agente inmobiliario y llevas a tus clientes a ver casas de alta gama en venta, un coche caro y de lujo podría ayudarte a hacer ventas.
    • Por otro lado, en la reflexión, si has comprado el coche para impresionar a los vecinos, puede que sientas que el gasto adicional y los consiguientes problemas financieros no merecen realmente la pena. Si este es el caso, una rebaja a un coche atractivo y menos costoso puede funcionar mejor para usted.
    • Piensa para qué sirve realmente un coche: para llevarte de un sitio a otro, normalmente para paseos cortos dentro de tu ciudad. Un coche menos caro puede llevarte tan bien como un coche de gama alta. Además, tendrás el dinero extra para hacer lo que quieras.
  5. Considere la posibilidad de reducir el tamaño de la vivienda. Una casa más pequeña puede ahorrar decenas de miles de dólares en el precio de compra y en la cuota mensual, además de que los costes de mantenimiento y reparación son menores. Incluso si alquila, un lugar más pequeño probablemente le costará menos.
    • Imagine la cantidad de dinero que podría ahorrar con una casa más pequeña. Todo este dinero puede utilizarse para otras cosas que son importantes para ti, como las vacaciones o para aumentar tus ahorros para la jubilación.
    • Reducir el tamaño de la casa es una decisión relevante que solamente tú puedes tomar. Decida qué es más valioso para usted: la casa más grande o los ahorros. Por ejemplo, es posible que necesites más espacio porque recibes invitados con frecuencia. Un espacio de oficina podría ser vital para el éxito de tu negocio.
    • Piensa si la reducción de la vivienda te puede venir bien y, si es así, ¡hazlo!
  6. Busca formas de disfrutar de la vida sin dejar de ahorrar dinero. El dinero no dicta cuánto se disfruta de la vida. Recuerda que lo más considerable no son las cosas materiales de tu vida, sino tus amigos, tu familia y los momentos entrañables que vives con ellos.
    • Las investigaciones demuestran que las experiencias en nuestra vida aportan más felicidad que los objetos materiales.
    • Por ejemplo, en lugar de salir a cenar y ver una película, invita a tus amigos a una cena y una noche de cine en tu casa. Podréis seguir disfrutando de una buena velada juntos y ahorrar dinero. ¡Puede que incluso lo disfrutéis más que sentados en el restaurante y en el cine!
    • Hay muchas otras maneras de sustituirlo por algo menos caro y seguir divirtiéndose, como la noche de juegos, los deportes (jugar al voleibol, al baloncesto, al fútbol, a los bolos), los juegos de cartas, ir de acampada o a la playa, etc.
    • Crea tu propia lista de actividades que te diviertan sin que te cueste mucho dinero. Invita a tus amigos a hacer lo mismo y luego elige esas actividades siempre que quieras reunirte. ¡Todos os divertiréis y además ahorraréis dinero!
  7. Adopta algunos pequeños hábitos de ahorro, como:
    1. Ahorra primero. Haz que se deposite automáticamente una pequeña cantidad de cada cheque de pago en tus ahorros. ¡No echarás de menos lo que nunca ves!
    2. Deja que tu dinero trabaje por ti. Invierte regularmente para que el dinero crezca por sí mismo y se convierta en más dinero. Con el paso de los años, esto puede suponer muchos miles, o decenas de miles, más de lo que has puesto.
    3. Cocina en casa la mayor parte del tiempo. Ahorrar dinero reduciendo el consumo de comida rápida y de cafés es una buena idea.
    4. Compre cuando las cosas estén en oferta. Intenta no tener que pagar nunca el precio completo.
    5. Utiliza servicios gratuitos o de streaming para ver la televisión. Es probable que puedas conseguir el entretenimiento que quieres por un precio mucho menor y te embolses un ahorro sustancial.

Ahorrar dinero no tiene por qué ser una carga. Pruebe estos consejos y verá que realmente tendrá más dinero para las cosas que realmente quiere en la vida.