|

Cómo darse la ducha más eficiente del mundo

Gigonway 22 02 2023 18 11 35

Habiendo sido una vez pescador comercial en un pequeño barco con poca agua dulce, y más recientemente habiendo sido un ocupante frecuente en una cabaña rústica de Sierra Nevada con agua dulce poco fiable (y mucho menos agua caliente fresca), he tenido la oportunidad de desarrollar – y refinar – lo que creo que es la técnica de ducha más eficiente del mundo.

Es posible que esté familiarizado con la llamada Ducha Naval o Marina, que es similar, ya que los principios son los mismos. Pero tanto si te interesa ahorrar agua o energía en casa (además de dinero), como si te encuentras en un barco pequeño o en una morada rústica, con esta rutina entrarás y saldrás de la ducha y volverás a ponerte delante de los fogones en un par de minutos, y con el agua corriente por mucho menos que eso.

¿Preparados? ¡Venga!

1. Organice sus herramientas

Jabón, bayeta, un vaso grande de plástico para enjuagarte mejor, toalla y alfombrilla. No os afeitaréis en la ducha, caballeros, así que no necesitaréis esas cosas (señoras, ver más abajo). Si estás en la cabaña, prepara los cubos; después reutilizarás el agua gris del aclarado en el inodoro.

2. Abrir el grifo

Dependiendo de la rusticidad de tu casa, puede que tengas suficiente agua fresca para esperar a que llegue el agua caliente. A principios de verano, el manantial de montaña que suministra agua a nuestra cabaña es profundo y claro, lo que nos permite el lujo de esperar a que llegue el agua caliente. ¿A mediados de agosto? No hay que esperar a que llegue el agua caliente: abres el grifo y ya está.

3. Mojarse bien

Caliente o fría, ponte a remojo, llena la taza y luego cierra el grifo. Vas a tener frío, pero eso es solamente un estímulo más para moverte rápido. Con suerte, parte del agua que te enjuagó acabó en tu cubo.

4. Enjabonarse y lavarse

Aplica el champú en tus mechones grasientos y enjabona todo lo demás; frota con la toallita. Tan limpio. Tan frío.

5. Abre el grifo y enjuaga

Aquí pasarás un poco más de tiempo que la primera vez con el agua corriendo, pero no mucho. No te quedes parado: aclarar es trabajo, igual que limpiar. Muévete rápido, aclara y cierra el grifo. El vaso de plástico puede serte útil si no tienes suficiente presión de agua; llénalo y mójate una o dos veces.

Algunos ya hemos terminado en este punto (y nos alegramos de ello, porque hace frío), pero si quieres seguir aplicando acondicionador para el pelo o lo que sea, únicamente tienes que repetir los pasos 3 y 4. Nos vemos en un segundo delante de la estufa de leña.

Si quieres afeitarte las piernas, continúa.

6. Opcional: Afeitarse las piernas

Ofrezco este paso basándome en la explicación de mi mujer, por lo que pido disculpas si me he perdido algo. La idea es mojarse bien las piernas, enjabonarlas con gel de afeitar o lo que sea que utilices, y luego, en lugar de enjuagar la maquinilla de afeitar en agua corriente, enjuagarla en la taza, como hacen los hombres con sus maquinillas de afeitar en el lavabo. Incluso puedes dejar esa barba asquerosa después, igual que hacen los hombres con la barba de la maquinilla en el lavabo.

¿Piernas suaves y sin vello? Un último enjuague de tus piernas y también de tu vello si estabas acondicionando mientras te afeitabas. Y ya está. Recoge tus herramientas y guárdalas. Recoge tus cubos y guárdalos junto al inodoro.

El proceso en el pesquero era mucho más sencillo y empleaba mucha menos agua dulce. De hecho, ninguna. Cuando el sol calentaba al máximo, te desnudabas y te zambullías por la borda en el frío océano Pacífico. Volvías a subir a bordo y te restregabas con un trozo de toalla vieja y unos chorritos del frasco de Dr. Bronner’s y luego volvías a la bebida para enjuagarlo todo. Nunca me había sentido tan limpio.

[content-egg-block template=top_listing]

¿Cómo te las arreglas para mantenerte limpio y fresco cuando hay poca -o ninguna- agua caliente?