|

Como invertir en ETFs

dpcf1my6.bmp

Cuando se trata de invertir, los fondos de inversión y las acciones suelen acaparar toda la atención. Pero, en las últimas dos décadas, ha habido otro producto financiero que ha ido ganando popularidad. Lo mejor de todo: Combina algunas de las mejores características de los fondos de inversión y las acciones en una sola inversión.

Se llama fondo cotizado [exchange-traded fund] o «ETF» por sus siglas en Inglés, para abreviar. Desde su introducción en 1993 con el S&P 500 Trust ETF «SPDR» (o araña, como es más conocido), los inversores se han aficionado a los ETF por diversas razones.

A continuación le explicamos por qué los ETF son tan buenos y cómo puede empezar a invertir en ellos.

Gráfico de Etfs

¿Qué es un ETF?

Al igual que los fondos de inversión, un ETF es una colección de otros valores, como acciones, bonos, etc. El proveedor del fondo decide qué activos comprar, crea un fondo para seguir su valor y luego ofrece la propiedad del fondo mediante la venta de acciones a los inversores. Como cada acción representa varios valores diferentes, los inversores pueden diversificar fácilmente sin tener que pasar por el problema de comprar todos y cada uno de ellos individualmente.

Al igual que las acciones, las participaciones del ETF pueden comprarse y venderse en el mercado abierto. Esto significa que su precio puede fluctuar a lo largo del día. A diferencia de los fondos de inversión, cuyo valor sólo se calcula al final del día, tras el cierre de los mercados.

En la actualidad, el sector de los ETF está valorado en más de 6 billones de dólares (USD) y consta de casi 7.000 fondos diferentes en todo el mundo. En algunos lugares del mundo (como Canadá), los ETF han llegado a superar en ventas a los fondos de inversión.

ETFs vs Fondos Mutuos

Dinero en ETFs

A primera vista, es posible que se pregunte por qué alguien querría comprar un ETF en lugar de un fondo mutuo.

Si bien es cierto que ambos productos comparten muchas similitudes, algunas diferencias muy importantes pueden influir en que elija uno sobre el otro.

Fluctuación y riesgo del mercado

Dado que los ETF se negocian constantemente, su valor puede fluctuar según las subidas y bajadas del mercado. Esto significa que a veces el precio de una acción de un ETF puede reflejar o no el valor subyacente de los activos que posee.

Al igual que ocurre con las acciones, esto puede ser bueno o malo dependiendo de la situación. Si compra la acción con un descuento y sube de precio, obtendrá una ganancia. Pero si es usted quien vende la acción con descuento, se arriesga a sufrir pérdidas.

Comisiones de Trading

Cuando compra y vende ETF, paga una comisión al igual que lo hace con las acciones.  Una comisión es una tarifa fija que su corredor le cobra por realizar la operación.

Hoy, la mayoría de los corredores de descuento cobran en cualquier lugar de $ 5 a $ 30 por operación.  Algunos incluso ofrecen operaciones de $ 0 por un período introductorio o si mantiene un cierto saldo de la cuenta.

Ratios de gastos más bajos

Además de las comisiones, los ETF también tienen una relación de gastos (al igual que un fondo mutuo).  Una relación de gastos es una tarifa anual basada en porcentajes que el fondo le cobra por mantener su operación.  Dado que muchos ETF son simplemente una variación de un fondo indexado, puede esperar que la relación de gastos sea mucho menor de lo que cobra un fondo mutuo típico.

Impuestos

Debido a que los ETF se negocian como acciones, generalmente no están sujetos a impuestos hasta que los negocie.  En general, esto significa que si mantuvo el ETF durante menos de un año, pagará un impuesto sobre las ganancias de capital a corto plazo.  Si fue propietario del ETF durante más de un año, pagará un impuesto sobre las ganancias de capital más bajo a largo plazo.

Los ETF pueden ser vistos como más eficientes desde el punto de vista fiscal que los fondos mutuos porque no están constantemente reequilibrando y reasignando sus activos a los accionistas.

Cualquier dividendo que gane de un ETF será gravado de la misma manera que lo haría con un fondo mutuo.

Tipos de ETFs

Al igual que la mayoría de los productos financieros, los ETF vienen en todas las formas y tamaños.  Sea lo que sea en lo que le guste invertir, es probable que haya un ETF que sea adecuado para usted.

Estos son algunos de los tipos más populares de ETF:

  • ETF de acciones: consiste en acciones (generalmente de compañías con sede en los Estados Unidos) que replican los principales puntos de referencia del mercado (como el índice S&P 500).
  • ETF sectoriales: se centra en acciones de sectores industriales específicos (como tecnología o productos farmacéuticos).
  • ETF del mercado extranjero: invierte en acciones y puntos de referencia extranjeros (por ejemplo, Asia o Europa).
  • ETF de bonos: consiste en activos de renta fija, como la deuda del gobierno y de la empresa.
  • ETFs basados en el estilo: diseñados para satisfacer ciertas preferencias de inversión (es decir, aquellos que buscan valor o crecimiento).
  • ETF de materias primas: invierte en materias primas de uso regular, como el oro y el petróleo.
  • ETF de divisas: consiste en moneda extranjera que se puede usar como cobertura contra cuando el dólar se deprecia.
  • ETF de bienes raíces: le permite poseer varios tipos de bienes raíces a través de REIT (fideicomisos de inversión en bienes raíces).
  • ETF derivados: contiene contratos derivados que se venden con frecuencia en relación con acciones, como futuros y opciones.

Cómo comprar ETFs

Oportunidades en ETFs

Comprar un ETF es un proceso relativamente sencillo. Si alguna vez ha comprado acciones o fondos de inversión, la compra de ETFs será básicamente un proceso similar.

Si se está iniciando en la inversión, esto es lo que debe hacer:

1. Configure su cuenta de corretaje

Busque un corredor de descuento de buena reputación y abra una cuenta. Elige una empresa financiera conocida, como Fidelity o E-Trade.

Puede optar por abrir una cuenta de corretaje imponible normal o una cuenta de jubilación con ventajas fiscales, como una cuenta IRA tradicional o Roth. Dado que las cuentas IRA se utilizan para acumular ahorros para la jubilación, los impuestos sobre las ganancias de capital y los dividendos suelen aplazarse o incluso eliminarse por completo, dependiendo del tipo de cuenta que decida abrir.

2. Investiga tus opciones

Después de crear su cuenta, lo siguiente es examinar los distintos ETF y elegir en cuáles le gustaría invertir.

Es importante elegir un ETF que se ajuste a su tolerancia al riesgo frente a la recompensa. ¿Invierte para ganar más dinero o para crecer? ¿O tal vez está invirtiendo para la jubilación? Si lo que busca es crecimiento, por ejemplo, puede elegir ETFs especializados en valores de pequeña capitalización o extranjeros. Si prefiere que sus inversiones no fluctúen tanto en valor, tal vez le convenga un buen ETF de bonos o de fondos indexados estadounidenses de gran capitalización.

Asegúrese también de comparar el ratio de gastos de cada fondo que esté considerando. Recuerde: Cuanto más bajas sean las comisiones, más dinero para usted.

3. Construye tu portafolio

Una vez elegidos los fondos, es hora de pulsar el botón de «comprar». Eche un vistazo a su cuenta de corretaje para asegurarse de que el dinero de su cuenta bancaria se ha transferido y está disponible para su uso.

Después de comprar sus ETFs, compruebe sus inversiones de vez en cuando y asegúrese de que están funcionando como usted quiere. Si alguno de los fondos que eligió resulta ser un fracaso, tal vez sea el momento de volver a investigar y cambiar por otros ETF.


Continue aprendiendo sobre los ETFs, conozca el retorno promedio de los ETFs y los mejores ETFs que puede comprar ahora mismo.