En 2015, un anciano de Luisiana canjeó en un banco cercano, un camión cargado de jarras de plástico de 55 galones de agua cada una , caja jarra de plástico llena hasta el copete con centavos que había recogido durante los 45 años anteriores. Una vez contado el último centavo, Otha Anders recibió más de 5.130 dólares como cantidad total por sus centavos. Es decir, más de 510.000 peniques.

«Me convencí de que encontrar un céntimo perdido o tirado era un incentivo adicional dado por Dios que me recordaba que debía estar siempre agradecido», dijo Anders, de 73 años. «Ha habido días en los que no he rezado y, la mayoría de las veces, un céntimo perdido o caído aparecía para recordármelo».

Otha Anders

Para el público en general, esta noticia probablemente sonó maravillosa, pero para todos los numismáticos estadounidenses que coleccionan y compran monedas por diversión y beneficio, Anders perdió mucho dinero.

Investment Mistake Otha Anders Made
Otha Anders, residente en Ruston, empezó a guardar su primera moneda hace más de 45 años, cuando la encontró en el suelo. Anders se sentaba junto a la máquina para ver cómo su colección bajaba por el mostrador y los trabajadores del banco entraban a cambiar la bolsa de monedas cada 20 minutos, ya que las bolsas de la máquina de monedas deben cambiarse después de cada 50 dólares.

Según el News-Star de Monroe, La., Anders se refirió a cada uno de sus centavos como un «incentivo dado por Dios que me recuerda que debo estar siempre agradecido». En el caso de Anders, sin embargo, un «centavo ahorrado» puede ser más que «un centavo ganado». Muchos de los que canjeó para obtener dinero instantáneo, habrían valido más dinero.

Dado que Anders comenzó su acaparamiento de centavos en 1970, habría recogido muchos centavos «de trigo» o como se les conoce en Ingles [wheat pennies] que la Casa de la Moneda acuñó entre 1909 y 1958. Incluso hoy en día, todavía hay muchos centavos de «trigo» en los rollos de centavos y en el cambio circulante. Cuando empezó a ahorrar en 1970, habría encontrado muchos centavos de trigo en buen estado. A lo largo de los últimos 45 años, la mayoría de esos centavos llegarían a tener más valor que un céntimo.

Investment Mistake Otha Anders Made

El penique de trigo es una moneda clásica e icónica de principios del siglo XXI, con un valor nominal de 1 céntimo, que se acuñó entre 1909 y 1956.

La vicepresidenta del banco, Jennie Cole, dijo que no era un día típico en el banco cuando Anders hizo llegar su colección de centavos en una carretilla, pero Anders es un cliente de larga data al que querían ayudar.

«Valoramos su negocio, al igual que el de todos nuestros clientes», dijo. «Pero si podemos ayudar a Anders en su empeño, estamos encantados de hacerlo».

Jennie Cole

Cole dijo que una máquina contó las monedas que ahorra mucho tiempo, y la parte del Banco Origen es ayudar a contar los centavos, para que Anders pueda llegar a su destino.

«Anders nos informará sobre dónde quiere que se coloque el dinero canjeado», dijo.

Jennie Cole

Cole dijo que el banco enviará entonces los centavos a la FDIC, y el banco recibirá su crédito por ellos.

Según la «Guide Book of United States Coins 2015″ de R.S. Yeoman, los valores de los centavos de trigo oscilaban entre 0,10 dólares en «buen» estado y varios cientos de dólares en estado «casi» sin circular, osea, casi nuevos. Además, la guía registra unos pocos centavos extremadamente raros que valían hasta 5.000 dólares en condiciones no circuladas. Sin embargo, sería imposible estimar el valor numismático de toda la colección; cada moneda tendría que haber sido examinada por reputados comerciantes de monedas que podrían haberle ayudado a vender su colección, pero es fácil imaginar que Anders habría ganado más de 20.000 dólares si hubiera tenido la paciencia de hacerlas evaluar.

Investment Mistake Otha Anders Made
Cambió las monedas en el Ruston Origin Bank, antes conocido como Community Trust. Después de esa primera moneda, Anders dijo que su pila de centavos comenzó a crecer y finalmente dejó de gastar centavos y siempre se aseguró de que cada vez que hacía una compra, su cambio contenía al menos tres o cuatro centavos.

Además del valor numismático, existe un valor de metal precioso por el precio de todo el peso de la moneda en cobre. Todas las monedas de cobre estadounidenses acuñadas hasta 1981 contenían un 95% de cobre. Según el sitio web «InvestmentMine«, en 2015 el valor medio del cobre era de 2,86 dólares por libra. Todos los centavos de Anders juntos pesaban más de 2.800 libras. Por lo tanto, si escogió todas las monedas, multiplicaríamos 2.800 libras y 2,86 la suma en cobre habría sido un total de aproximadamente 8.000 dólares. Sin embargo, una estimación conservadora del número de monedas de cobre era del 75%, obtendríamos unos 6.000 dólares, que son unos 900 dólares más de lo que recibió.

Investment Mistake Otha Anders Made
Quince jarras de agua de plástico de cinco galones y medio millón de peniques después, Anders depositó el martes 5.136,14 dólares en su cuenta para pagar una factura dental reciente.

Aunque Anders recibió más de 5.100 dólares por su enorme colección, podría haber obtenido mucho más si se hubiera tomado el tiempo de hacerlas evaluar por un numismático capacitado. Sin embargo, la buena noticia es que si usted vive en Luisiana o cerca de ella, podría comprar muchos rollos de centavos en los bancos locales y probablemente encontraría algunos de esos centavos de trigo de mayor valor.

Publicaciones Similares